CONCLUSIONES DEL COLOQUIO DE FILOSOFÍA

CONCLUSIONES DEL COLOQUIO DE FILOSOFÍA

Conclusiones del Coloquio de Filosofía

LA DIMENSIÓN HUMANISTA DE LA BIOÉTICA
Retos y Perspectivas

Rector Magnífico

Nos mantenemos en un momento de reflexión obligada  en donde no basta saber o reconocer las situaciones sino considerar la condición antropológica la cual permite poner a prueba el valor de la vida. Es así que mediante el diálogo se da la posibilidad  de interactuar con las ciencias humanas para encontrar respuestas claras.

Evandro Agazzi

La Bioética no es materia ni ciencia sino es un trabajo de pensamiento y acción  pues tiene un carácter interdisciplinario, esta disciplina se ocupa  de los problemas en las ciencias biológicas y sus aplicaciones, pero en particular tiene una relación con la Medicina. La Bioética siempre está centrada en los problemas, en el qué hacer pero todo sometido a un juicio ético el cual debe tener una aplicación para poder hacer algo.

La Bioética tiene el más noble fin que es la búsqueda de la verdad, pero para lograr esto necesita medios lícitos que le permitan lograr su fin. Se dice que las consecuencias son algo que dependen de un descubrimiento científico.

Ante esto el Dr. Agazzí afirmó que la Bioética ocupa una batería de conocimientos que están totalmente relacionados con los experimentos de carácter interdisciplinario, resaltando que la interdisciplinariedad nace cuando un problema  con un número preciso y delimitado de disciplinas  dotan  del conocimiento.

Panel de Especialistas

Para comenzar el panel de especialistas la Mtra. Ixchel Itza Patiño González con el tema “Problemas morales sobre justicia distributiva ante el COVID-19” expresaba que hoy los pacientes tienen deseos por vivir en tanto los médicos les proporcionan información de su estado de salud y la decisión de vivir es hoy la decisión que más estresa, pues en los hospitales la distribución de los recursos depende de las posibilidades de vida posteriores que se tienen.

En un segundo momento tomó la palabra ell Dr. Guillermo Hurtado, con su tema «Bioética en la tercera edad» inicia mencionando la guía bioética para pacientes de COVID, señalando que uno de los criterios para selección de pacientes COVID con respirador es la edad, dando preferencia al joven antes que al anciano.

Ante lo anterior, el Dr. se pregunta si la vejez es un mal o un bien por lo cual, señala que, para él, la filosofía de la vejez deberá partir de la pregunta de si es justa la situación de los ancianos en la sociedad, añadiendo que cada vez hay más ancianos.

Posteriormente plantea el tema de la vejez como un problema más allá de lo subjetivo biográfico y psicológico, descubriendo que es un problema político, tratándose de una lucha contra la deshumanización de los ancianos, y, recalca, es tarea de todos.

Finalizó su momento lanzando una pregunta para reflexionar: ¿Por qué los jóvenes y los adultos no hacen nada para evitar la discriminación, segregregación y eliminación de los ancianos, si ellos mismos llegarán a esa edad?

Para cerrar el panel de especialistas tomó la palabra la Dra. Juana Arellano Mejía. En primer lugar, señaló que el acceso a la información es un derecho humano y fundamental e institucional que se basa en la libertad, Añadiendo que en el artículo 6 constitucional se aborda el acceso a los datos personales contenidos en las instituciones públicas como un carácter instrumental, ya que toda información que esté en una institución de gobierno ha de ser pública.

En un segundo momento señaló que todos tenemos derecho a una esfera privada que ha de ser protegida, haciendo referencia aquí a los datos personales, destacando la confidencialidad, ya que es importante la toma las medidas necesarias para evitar la divulgación de lo no concerniente a lo público y la seguridad que protege los datos confidenciales.

Posterior a esto, agregó que en la contingencia COVID-19 se han visto obligados a generar nuevas formas de trabajo, por ejemplo, en la formación de expediente clínico, realizando todo a distancia y, en caso de ser presencial, atendiendo las debidas prevenciones de contagio. Agregó en este mismo espacio que el manejo de información confidencial pide reconocer la autonomía del paciente para el manejo de sus datos personales, recalcando que la persona deberá saber a dónde se transfieren los datos y, hecho esto, autorizar o negar la utilización de los mismos.

Finalizó su ponencia mencionando que es derecho de todas las personas saber y tener información transparente y estadísticas actualizadas como lo son el derecho instrumental, la actualización de contagios, la disponibilidad en hospitales, así como también las acciones pre y post pandemia. Añadió que durante la pandemia nos compete a todos actuar e interesarnos sobre los demás como medida de evitar propagación de contagios.

 

Segundo día

En el segundo día de actividades el Dr. Ricardo Paez  centró su reflexión en la propuesta de una “Bioética relacional”, constituida por tres enfoques complementarios, a saber, la bioética de la virtud, la bioética feminista y la bioética hermenéutica. El Dr. Paez señaló que dichos  enfoques contribuyen a solucionar los retos, tensiones y conflictos que enfrentan hoy en día los bioeticistas.

El Dr. Paez resaltó que hoy no podemos vivir en una ética de quitarnos de encima un problema y tomarnos un café sino  hoy debemos reflexionar en una ética de las posibilidades y de la gradualidad: esta ética nos permitirá encaminarnos a los actos de la prudencia, los cuales están verdaderamente reflexionados. Esto nos llevará a un pluralismo que nos permita reconocer que juntos desde lo distinto encontraremos la verdad, recomienda así que debemos salir del politeísmo axiológico y encaminarnos al pluralismo de valores.

Mensaje Mons. Salvador González

Comenzó agradeciendo al Dr. Magnifico Mario Ángel Flores Ramos, rector de la Universidad Pontificia de México; a la decana de la Facultad de Filosofía, Dra. Carolina Flores Langarica y al secretario académico de la Facultad de Filosofía, Dr. Próspero Alfredo Vargas; saludando, además, a profesores y alumnos de la facultad.

Señaló ciertos aspectos concernientes al coloquio llevado a cabo; comenzando con el oportuno comentario de que el desarrollo de la ciencia va de la mano del desarrollo de las ideas (la filosofía), añadiendo que el desarrollo de la ciencia moderna fue paulatino y que los primeros avances se presentaron en la física y la astronomía.

En otro aspecto, recalcó que el tema de la vida presenta desafíos que exigen dinamicidad semejante a la vida y los seres que la poseen, denominados «seres vivos».

Añade, además, que volver a pensar en la vida y su valor ha sido una tarea de las ciencias y de la filosofía y que en el presente coloquio se ha podido descubrir y crear la conciencia de dos lenguajes: humanístico y científico, caminos distintos que pueden entenderse y comunicarse si se compaginan criterios válidos para la sana convivencia entre ambos.

Posteriormente, agregó que el lado luminoso remite a los nuevos hallazgos de la humanidad y a las luces que estos conocimientos pueden contener para superar la crisis y reabrir el horizonte de la dimensión racional; aunado a esto, señaló que, en el campo de la filosofía moral, la ética se abre a la vida animal y al cuidado del planeta, teniendo gran relevancia en los últimos años el valor de la salud, el valor de la vida y el valor del cuidado ecológico.

Por último, agradeció a la universidad, autoridades académicas y cada uno de los ponentes, así como al cuerpo de docentes que llevan al estudio de la dimensión humanista de la bioética, recalcando que en sus manos está generar el cambio de la impresión que México está dando de perder el cuidado de la vida en todas sus formas.

Mensaje de la Dra. Carolina Flores

En primer momento señaló su gusto por haber celebrado el Coloquio de la Facultad de Filosofía, agradeciendo, además a todas aquellas personas que colaboraron y asistieron al mismo.

En un segundo momento externó ciertos comentarios sobre el coloquio, destacando, en primer lugar, que el error de algunos filósofos es su encerramiento en la estructura de la disciplina misma, incitando a que deben mancharse las manos ante los problemas reales, entendidos desde una dimensión interdisciplinar.

Posteriormente, añadió que la religión sin la ciencia se convierte en ciega e incapaz de crecimiento, citando aquí a  Pierce. Seguido de esto, añade la Dra. Flores que la tensión entre ciencias y religiones se crea cuando ambas se vuelven ideologías.

Por último, agradeció a los ponentes, profesores y alumnos; en especial al Dr. Alfredo Vargas Alonso, secretario académico de la Facultad de Filosofía, al  Dr. Said Martínez Alcántara, profesor de la misma facultad y a la Lic. Carolina Carreón; además de agradecer también al equipo técnico, especialmente al Lic. Luis Mauricio Saldaña y al Lic. Alexandro Moreno.

Finalizó su mensaje señalando que una buena tesis debe generar más preguntas, incitando a los participantes a seguir preguntándonos, desde una razón abierta, sobre los nuevos retos de la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseño web por dosbytes.com.mx