El diálogo y la mutua escucha, experiencia de asamblea eclesial

El diálogo y la mutua escucha, experiencia de asamblea eclesial

Coloquio de la Facultad de Teología

En el marco de la próxima Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de México, se dio a la tarea de ser la punta de lanza en la reflexión académica a través de la realización del Coloquio de la Facultad de Teología titulado “Hacia la Asamblea eclesial de América Latina y el Caribe. Reflexiones desde la UPM”.

El diálogo y la escucha

El coloquio inició con la intervención del Pbro. Dr. Alberto Anguiano García, Rector de la UPM quien dijo que a través de éste Coloquio se busca “el diálogo y la mutua escucha” pues como comunidad académica estamos llamados a realizar siempre un ejercicio de escucha, donde ninguna voz se quede callada y agregó: “nuestro coloquio en camino hacia la Asamblea eclesial no puede ser una mera actividad académica, asumida pasivamente y por obligación, sino una verdadera oportunidad de encuentro que nos ayude a convertirnos, cada vez más, en mensajeros de esperanza”.

Posteriormente el Pbro. Dr. Julián López Amozurrutia, Secretario Académico de la Facultad de Teología, dio la palabra al Decano de la Facultad de Teología el Pbro. Dr. Ricardo González, quien agradeció las palabras del Padre Rector y resaltó la importancia del coloquio por las aportaciones que se susciten y que abonarán a las aportaciones que la Conferencia del Episcopado Mexicano envíe a la Asamblea Eclesial. Inmediatamente después el R.P. Dr. Konrad Schaefer, dirigió la Lectio divina, tomando la cita bíblica de Hechos 15, la cual permitió iniciar con la primera conferencia realizada por la presidenta de la CLAR.

Sólo la escucha conduce a la conversión

La hermana Gloria Liliana Franco Echeverri en su intervención titulada “La vida de nuestros pueblos en América Latina y el Caribe. Reflexiones críticas”, insistió mucho en el tema de la escucha como camino para la conversión pues “sólo la escucha conduce a la conversión” y afirmó “el discípulo es el que escucha, de un lado la escucha a nuestro Dios para dejarnos configurar por él, para que al eco de su palabra poder moldear criterios, convicciones, decisiones que permitan abrir el cauce al compromiso… pero del otro lado escuchar al pueblo, a su pueblo, nuestro pueblo, para permitir que la realidad permee, fecunde las necesarias respuestas, esas a las que urge la historia y que tiene que surgir necesariamente de la contemplación de la realidad”.

El Pueblo como sujeto

El segundo expositor fue el Dr. Rafael Luciani Rivero, laico Venezolano, catedrático del Boston College School of Theology and Ministry, quien expuso el tema “Desde el encuentro con Jesucristo se ilumina la vida de nuestros pueblos. Reflexiones críticas”, quien dijo que ya se está dando una confluencia de participaciones de América Latina hacia la Asamblea Eclesial, en un modo de Iglesia Sinodal. Al inicio se planteó el cómo responder en éste cambio de época que estamos viviendo, donde las formas que “antes servían para explicar el mundo, las relaciones del bien y el mal… ya no funcionan más, la manera de ubicarnos en la historia… cambió”. En un segundo momento reflexionó sobre las respuestas de la Iglesia a estas nuevas realidades, desde las “nuevas realidades de exclusión que tenemos en el Continente”. Finalmente habló de “cómo reencontrarnos, teológica y pastoralmente con el Pueblo” pues  como sabemos en medio de populismos y liberalismos el término de Pueblo ha tenido usos abusivos y por lo tanto la Iglesia necesita, desde su condición discipular, “conectarse nuevamente con el Pueblo entendido como sujeto de un proceso, que en este contexto de la Asamblea Eclesial, supone la escucha a ese Pueblo como sujeto y no simplemente como un objeto”.

Segundo día

El segundo día del coloquio de teología se centró en la tercera parte del Documento Para el Camino, que corresponde a la parte del Actuar del método tripartito latinoamericano. En este documento se invita a una conversión personal, comunitaria y social.

Hubo dos excelentes intervenciones. La primera de parte de Mons. Mauricio Urrea Carrillo, obispo de Parral, Chihuahua, quien puso en evidencia el sustrato filosófico y sociológico de la acción. Invitó a la reflexión sobre la acción en ámbitos pastorales.

Posteriormente se realizaron dinámicas de escucha, en las que participaron tanto estudiantes como profesores de la Facultad de Teología, y resultó una verdadera experiencia sinodal.

Las palabras finales del Cardenal Felipe Arizmendi Ezquivel, obispo emérito de San Cristobal de las Casas, Chiapas, estuvieron dirigidas especialmente al ser y quehacer de la Universidad y quedan como todo un programa y un compromiso a cumplir.

Diseño web por dosbytes.com.mx